Hábitos que mejoran tu salud

Llega febrero y probablemente los propósitos que nos planteamos a final de 2018 han quedado olvidados. Debemos ser realistas, no es fácil cambiar los hábitos de vida de un día a otro. También hay que tener en cuenta que al empezar el año esperamos cambiar repentinamente todo aquello que hacíamos mal para llevar una vida sana. Hoy te proponemos algunos pequeños gestos que puedes ir introduciendo en tu rutina diaria para mejorar tu salud.

Comer manzanas y naranjas

Como seguramente sabes, es muy importante ingerir diariamente unos 100 gr de fruta. Esto equivale aproximadamente a unas 5 piezas que puedes repartir entre desayuno, media mañana y merienda. Siempre respetando la temporada de producción, intenta que estas frutas sean naranjas y manzanas, ya que reducen las posibilidades de padecer un infarto o un ictus según se ha demostrado.

Bailar y disfrutar

Bailar es una de las mejores maneras de combinar el disfrute con la salud física. Reduce la presión arterial, ayuda a mitigar el estrés, te permite desconectar de los problemas diarios, quema el exceso de grasa corporal, mejora la circulación, además te permite ponerte en forma tonificando y aumentando la elasticidad de los músculos. ¿Conocías todos los beneficios de esta divertida práctica?

Madrugar, por mucho que no nos guste es positivo

Ya lo dice el refranero popular: “A quien madruga, Dios le ayuda” y no va nada mal encaminado. Según el estudio realizado por la Universidad Northwestern las personas que madrugan tienen menos riesgo de sufrir diabetes y enfermedades psicológicas. Así que ya sabes, si eres de los que se va a dormir tarde intenta, gradualmente, coger el hábito de acostarte antes.

El paseo post-comilona

Para las personas que padecen diabetes es increíblemente beneficioso dar un paseo tras haber comido puesto que reduce en un 12% el nivel de azúcar. De todos modos, una sesión de 30 minutos tras haber ingerido comida mejora el proceso digestivo.

Cereales integrales

Cada vez hay más consciencia de los beneficios de introducir los cereales integrales en la dieta como sustitutos de los refinados. El consumo de dos raciones diarias de cereales no refinados reduce el riesgo a muerte, además de evitar la obesidad, los problemas cardíacos, la diabetes y el cáncer colorrectal. A todos estos beneficios se suma la ingesta de nutrientes que se pierden con el refinamiento.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *