Cuidado de la piel en invierno

Solemos prestar más atención a nuestra piel en verano, ya sea por miedo a quemarnos, a la aparición de manchas o por estética. Pero es igual de importante hacerlo en invierno, ya que existen factores internos y externos que pueden dañarla. Un claro ejemplo es el frío. Cuando bajan las temperaturas nuestra epidermis se deteriora resecándose y envejeciendo de manera notable, por eso, es imprescindible emplear tratamientos hidratantes y protectores.

Bajan las temperaturas, nos refugiamos en lugares cerrados en los que habitualmente la calefacción está bastante alta, y a menudo sufrimos cambios de temperatura muy bruscos. Este es uno de los factores que más daña nuestra piel en invierno, el contraste continuo entre frío y calor. Después vamos por la calle, nos golpea el frío viento en la cara, incluso quemando nuestra piel. Segundo factor que castiga nuestra epidermis. Se trata de agentes externos que no podemos controlar, por eso, hoy os damos algunos consejos para evitar que tu piel se estropee en los días fríos de esta época.

1. Limpieza en profundidad

Es algo que hacemos de manera superficial, al desmaquillarnos, al despertarnos… pero hacer una limpieza en profundidad es indispensable para el cuidado de nuestro rostro. ¿Cómo hacerlo? Lava tu cara con un jabón indicado para ello, usando previamente productos desmaquillantes para eliminar los restos de maquillaje que se resisten como la máscara de pestañas.

2. Hidratación

Resulta evidente pero no lo hacemos tanto como deberíamos. Cuando usas una buena crema hidratante, actúa como barrera ante las agresiones del día a día como los rayos solares o el frío. Debes aplicarla cada día antes de maquillarte y por lo noche justo antes de dormir.

3. Exfoliación

No más de dos o tres veces a la semana, ya que si abusas también dañarás la piel. El objetivo de la exfoliación es quitar las células muertas y hacer la piel respire mejor. Conseguirás una piel más tersa y absorberá mejor las cremas que utilices.

4. Usar mascarillas

Seguro que puedes encontrar una mascarilla que se adapte a tus necesidades, ya que hoy en día en el mercado las venden de todos tipos, texturas y propiedades. Tómate una vez a la semana tiempo para aplicarte una mascarilla y relajarte.

5. Las temperaturas, bajo control

Uno de los factores que más deteriora la piel es el cambio de temperatura, y en invierno puede parecer difícil. En este momento la crema hidratante entra en acción, haciendo que la piel se reseque menos. Evitar el agua muy caliente también es importante, ya que elimina el manto hidrolipídico.

Estos son nuestros tips para cuidar la piel en invierno, ¿cuáles son los vuestros?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *